Llantas

Es importante tener en perfecto estado tanto las llantas como los neumáticos de tu vehículo. Existe una normativa especial para estos componentes, que se debe respetar para garantizar la máxima seguridad al volante. Los componentes sustituidos deben ser homologados correctamente.

 

Es vital, por tanto, conocer el estado de las llantas, y tener en cuenta los distintos factores que condicionan el cambio de ellas. El aspecto estético, el cambio de neumáticos o la resistencia son algunos de ellos. 

 

Designación e identificación de llantas

 

En todas las llantas, los fabricantes troquelan los siguientes datos que son importantes a la hora de la homologación:

 

 

 

 

 

 

 

 

Desplazamiento o ET de una llanta

 

El desplazamiento es un factor muy importante a regular en los neumáticos, puesto que la ley prohíbe que las ruedas salgan fuera de la carrocería, y es un elemento de rigurosa revisión en la ITV. Entendemos por desplazamiento la distancia que separa el centro de la rueda del punto de anclaje y el eje. Este punto de anclaje puede quedar a un lado o al otro del centro de la rueda, provocando que el ancho de vías del vehículo se vea modificado. En la inspección ITV se comprobará, a su vez, que el ancho de vías sea similar al que viene en la ficha técnica, por lo que si instalamos unas llantas nuevas con un ET diferente al original, tendremos que homologar el nuevo ancho de vías.

 

 

 

 

Con una ET menor (<0 o negativa) hace que la llanta se desplace más hacia fuera. Con ello conseguimos que se aumenten los anchos de vías del vehículo.

 

 

 

 

 

 

Con una ET mayor (>0 o positiva) hace que la rueda se desplace más hacia adentro. Con ello conseguimos que se disminuyan los anchos de vías del vehículo. Hay que tener en cuenta que las nuevas llantas no pueden tocar con elementos de la suspensión. Si esto ocurriera habría que instalar separadores.

 

 

 

 

 

 

Con una ET = 0, el apoyo de la llanta coincide exactamente con el centro de la misma, por lo que no habrá desplazamiento de llanta y no existirá variación en el ancho de vías.

 

 

 

 

 

 

Variación del ancho de vías

 

Siempre que se realice una modificación en las llantas, como por ejemplo una sustitución, se modifica el ancho de vías. La nueva medida se debe homologar correctamente para proceder a su inscripción en la ficha técnica.

 

El ancho de vías de un vehículo es la distancia que hay entre los centros de los neumáticos de cada eje y este dato aparece reflejado en la ficha técnica de cada vehículo por lo que si se modifica se tiene que homologar.

 

 

 

Cuando se instalan llantas en un vehículo, el ancho de vías puede variar, pero sólo dentro de un límite:

 

- Para turismos el aumento máximo es 60 mm (30 mm a cada lado)

 

 

- Para todoterreno o 4×4 el aumento máximo es 150 mm (75 mm a cada lado)

 

 

La actual normativa de reformas de importancias de vehículos (RD866/2010) exige emitir un informe de conformidad realizado por un laboratorio acreditado y un certificado de taller el cual verifique el montaje correspondiente de las llantas.

 

Además, hay que tener en cuenta que las ruedas no pueden sobresalir de la carrocería. En caso de que sobresalgan habría que instalar unas nuevas aletas o modificar las del vehículo para que cubran totalmente el neumático. Habría que tener en cuenta que esta modificación o instalación de nuevas aleta se tendría que homologar también y la correspondiente nueva anchura del vehículo.

 

 

 

 

Compatibilidad llanta-neumático (normas ETRTO)

 

 

Existe una normativa especial en relación a la compatibilidad llanta-neumáticos. En ella encontramos la relación de llantas que se pueden montar para cada medida de neumático y viceversa. Con el cumplimiento de la normativa evitamos el abombamiento excesivo del neumático o el estiramiento excesivo del mismo, evitando así un mal desgaste o posibles reventones.

 

Si deseas conocer si las llantas y neumáticos de tu vehículo son compatibles con la normativa puedes enviarnos la medida completa del neumático (por ejemplo, 225/45R17 91W) y la medida completa de la llanta (por ejemplo, 8”x17”) y nosotros te proporcionaremos toda la información necesaria. O puedes consultarlo tu mismo en nuestra calculadora pinchando aquí.

 

 

    

           

  

 

 

 

    

Ventajas de homologar tus llantas

 

Es necesario tener correctamente homologadas las llantas de tu vehículo. Con ello conseguirás:

 

- Evitar multas de tráfico al llevar inscrita la nueva medida de ancho de vías en ficha técnica en el apartado de reformas autorizadas.

- Al pasar la inspección ITV a la primera y llevando inscrita la nueva medida de ancho de vías en ficha técnica no tendrás problemas en sucesivas ITV´s.

- Tendrás mayor estabilidad y agarre, proporcionándote total seguridad en el volante.